lunes, 27 de octubre de 2014

Entre relaciones profesionales y personales

Hoy quisiera dejar a un lado las metodologías, las experiencias de trabajo en el aula, las aplicaciones educativas y cualquier otro aspecto relacionado con el alumnado. Hoy quiero escribir sobre las relaciones en el trabajo. 
Cuando llevas muchos años en un centro estableces unas relaciones con los compañeros y compañeras. Relaciones que son, la mayoría de las veces, exclusivamente profesionales. Bien porque no hay tiempo, bien porque no queremos, las relaciones personales no pasan de ser "cordiales" y se limitan a un par de comidas o cenas al cabo del curso. 
En una de esas comidas, la de final del curso 13/14 de mi cole, alguien planteó la posibilidad de hacer un viaje o alguna actividad "no formativa" simplemente actividad de ocio. Con todo el verano por delante se preparó una propuesta de viaje y se presentó al claustro la posibilidad de irnos a pasar un fin de semana a Cuenca. 

En mi centro, el claustro está formado por 36 personas de las cuales un 80 % tiene la plaza definitiva. Era lógico que las personas nuevas no se apuntaran a una actividad de la que ni siquiera las organizadoras estaban seguras de su llegada a término. Pero sí. El tres de octubre nos recogía un microbús y 20 personas nos disponíamos a pasar un fin de semana diferente.
Y diferente fue porque viajábamos juntas personas cuyo tema de conversación siempre era educativo y allí esos temas quedaron en la mochila de diario. Diferente porque supimos funcionar como grupo respetando las peculiaridades individuales. Diferente porque aunque no estaba en el guión, lo emocional estuvo presente durante esos días y ha creado un vínculo invisible entre las personas que allí estuvimos. Alguna compañera así lo ha asegurado. 
Puede que parezca un asunto banal pero creo que en los últimos tiempos el profesorado se encuentra agobiado con tanto cambio curricular, amplias ratios, aumento de la burocracia... En fin, el tiempo/espacio que dedicamos a la parte emocional va menguando y soy de la opinión que debemos hacer algo para mantener la cuota de mimos, abrazos y aplausos entre personas que trabajan ciento setenta y muchos días del año juntas. Porque si no nos mimamos entre nosotras/os, tampoco lo va a hacer la gente de fuera. 

martes, 21 de octubre de 2014

¿Nivel de competencia curricular bajo? ¿Qué significa? ¿Es cierto?

Esta pasada semana se cumplieron 15 años de mi inicio en la aventura docente con mis alumn@s, esos que son etiquetados como menores infractores, menores en conflicto social,  menores privados de libertad, o simplemente  ..."delincuentes". Pero que queréis que os diga yo soy maestra y simplemente veo ALUMN@S...



Durante estos quince años he revisado miles de informes psicopedagógicos / de diagnóstico / valorativos y prácticamente la totalidad de ellos me presentaban unos alumnos con un nivel de competencia curricular desfasado, con retraso significativo en su desarrollo, con pocas competencias escolares, con un nivel curricular por debajo de su edad... pero mi pregunta es...¿Eran mis alumnos los desastrados? ¿O eran las pruebas que les  pasaban las que realmente estaban obsoletas y no podían detectar realmente las competencias de mis chicos y chicas?



Estos interrogantes, a los cuales muy pronto tuve respuesta pero poca gente la compartía conmigo, han sido una de las piedras de mi zapato en estos quince años. Siempre he tenido claro que la mayoría, por no decir la totalidad, del alumnado con el que he trabajo tenía buena competencia, un gran potencial  en incluso muchas habilidades óptimamente desarrolladas... PERO... Las pruebas que se pasaban en las escuelas no podían detectar ese gran potencial y simplemente servían para colocarles una nueva etiqueta peyorativa que no hacía mas que potenciar su negatividad, su auto imagen destructiva y con lo cual promover  un mal uso o abuso de estas capacidades que sí tenían y que no habían sido bien valoradas. 

Por fin el curso pasado encontramos una pruebas que nos ayudaron a ello. Cierto que por si solas no nos daban toda la información que era significativa para nosotros pero junto a la información que sacamos de las rúbricas de auto evaluación / co evaluación de los distintos productos finales que se van desarrollando  pudimos descubrir  las grandes cualidades que tenían.

En el Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Catalunya encontramos  unas pruebas   que hablaban de COMPETENCIAS y no asignaturas y que además tenían  un propio proceso de gestión y evaluación. Estas fueron nuestro punto de partida.

Tras un proceso de adaptación / contextulización y enriquecimiento (adjuntando los resultados de rúbricas como anteriormente hemos comentado) y de información que extraemos de las diferentes tareas grupales que vamos desarrollando  conseguimos unos pruebas que nos ayudaran a conocer a nuestros alumnos y a confirmar algo que ya sabíamos ...QUE SON CHICOS Y CHICAS CON GRAN POTENCIAL

¿QUÉ  HEMOS  TENIDO  EN CUENTA?

1. La puntuación que han sacado de las pruebas anteriormente citadas (se enlaza el link), teniendo que cuneta posibles adaptaciones de acceso por ejemplo que no sea competentes en la lengua vehicular, que alguna de las competencias pueda interferir los resultados (comprensión lectora limitada, vocabulario pobre, "óxido"  producido por absentismo prolongado, .. En esto casos se ha dado el apoyo  necesario para evaluar competencias diferentes ala citadas: matemática, de iniciativa personal, de crítica, de resolución de problemas, conexión con el medio natural i/o social,....

En este enlace podemos encontrar diferentes pruebas de diagnostico

(http://www20.gencat.cat/portal/site/ensenyament/menuitem.2a476b330bb21681c65d3082b0c0e1a0/?vgnextoid=968d5d78d699f310VgnVCM2000009b0c1e0aRCRD&vgnextchannel=968d5d78d699f310VgnVCM2000009b0c1e0aRCRD&vgnextfmt=default#Blocddc905ef02dcf310VgnVCM1000008d0c1e0a____)

Aquí os dejamos uno de los dossieres que hemos utilizado (2º ESO)




que, tal y como os hemos avanzado,  nosotros hemos complementado con ítems  de lengua extrajera, y de medio natural y social, para tratar de poder hacer una evaluación global.

2. Resultados de las rubricas trabajadas. De cada producto final / tarea a desarrollar se elabora una rubrica que cada alumno usa como auto evaluación y co evaluación (se adjuntan  un doc con diferentes ejemplos)



3. Valoración de diferentes ítems registrados en hoja de control en situación de dinámica de grupo: cooperación, colaboración, capacidad de dar apoyos,  flexibilidad, empatía, tolerancia, capacidad adaptativa, autonomía,.(la mayoría de estos ítems son subcompetencias i/o descriptores de las las  CCBB marcadas por curriculum. Añadir que estos ítems en  poca pruebas se tienen en cuenta o se   evalúan pero que define lo mucho o poco competente que es un alumno.

La suma de todo y la valoración hecho en equipo, de todos los docentes vinculados dan pie a resultados muy interesantes.

Llevamos unos meses trabajando con ellas y esperamos a final de curso poder emitir un informe con los resultados de este primer curso. A día de hoy alumnos que venían con informes de retraso curricular o nivel de competencia desfasado han demostrado entre un 70 % un 80% de resultados óptimos en competencias básicas de matemáticas, comunicación y medio social y natural. Y sólo acabamos de empezar... tengo tantas cosas por decir y gritar, pero tengo que ser cauta y esperar....

ALGUNAS IMÁGENES







Y ahora os pregunto...¿quién está desfasado el nivel de mis alumnos y las evaluaciones de las escuelas?


Seguimos en contacto!!!!

martes, 14 de octubre de 2014

Cambio metodológico y formación del profesorado (II)

En la entrada anterior de esta serie quedamos a las puertas de conocer las reflexiones sobre la innovación educativa del alumnado del MAES en la especialidad de Formación y Orientación Laboral. Abordémoslo ahora.

Un grupo de alumnos es siempre variopinto. En este caso, al tratarse de personas adultas que han optado por formarse como futuros profesores (pero que proceden generalmente de titulaciones poco relacionadas con el mundo educativo), acuden con una opinión ya formada sobre lo debe ser la educación en entornos formales. Hay quien desde un principio considera que no es necesario innovar en la práctica docente, que tiene claro que la educación, tal y como se concibe tradicionalmente, funciona bastante bien. Piensa que un profesor es alguien que explica unos conceptos a unos alumnos que toman nota y que luego reproducen esas explicaciones en un examen. Tanto mejor es el profesor cuanto más sea capaz de transmitir esos conocimientos que posee. Si le fue ido bien cuando ejerció de alumno, ¿para qué cambiarlo?

La mayoría, sin embargo, considera que algún cambio es necesario, que determinadas novedades pueden amenizar las clase e incidir en la mejora de la motivación (sin llegar a plantearse en serio la mejora del aprendizaje). En este sentido, las propuestas de aprendizaje basado en proyectos son atractivas y pueden ser asumidas por los aspirantes; sin embargo, resulta muy difícil llevarlas a cabo durante el periodo de prácticas, pues chocan en muchos casos con la rigidez de las programaciones didácticas, el desconocimiento de los profesores y el rechazo del alumnado hacia el profesor novato. Además, supone un trabajo extra por parte del profesorado, que encuentra mucho más fácil el recurso al libro de texto.

El uso de las redes sociales crea también una suerte de intranquilidad en el profesorado en formación. Siendo, como son, usuarios de varias de estas redes, se muestran sin embargo incapaces de deslindar el uso personal del profesional y temen ver invadida su intimidad si permiten a su alumnado conectarse con ellos. No parecen, por tanto, proclives a utilizar Facebook en educación, pero valoran positivamente Google + o Pinterest (que desconocían) y, por tratarse de profesores de Formación y Orientación Laboral, recomiendan el uso de Twitter o LinkedIn para la búsqueda activa de empleo.

También aceptan la introducción del vídeo en sus clases, aunque casi siempre desde un uso ilustrativo y redundante de las explicaciones del profesor. Se busca la relajación en el aula y la motivación del alumnado, que participará más como receptor pasivo que como productor de textos audiovisuales. Como muestra, una de las alumnas confiesa que empleará vídeos en el aula con las siguientes intenciones:
  • Poner ejemplos ilustrativos de las explicaciones teóricas
  • Reforzar las explicaciones teóricas (porque recordamos mejor lo que vemos que lo que oímos)
  • Amenizar las sesiones (combinar las explicaciones teóricas con un instrumento que capte la atención del alumnado y que sea motivador)
  • Cambiar el ritmo de la clase
  • Generar una actividad o debate (para fomentar la participación del alumnado en clase y ¡evitar las clases magistrales!)

Entono el mea culpa al reconocer que, salvo excepciones, no conseguí implantarles el gusanillo de la innovación educativa. Casi todas las propuestas que hicieron en las diversas tareas programadas dan una visión de la innovación como “postre” y no como “plato principal”: ilustran, completan, aclaran, redundan, apoyan, subrayan, reafirman las explicaciones del profesor, verdadera piedra filosofal de un proceso entendido más como enseñanza que como aprendizaje. Los alumnos buscan en el MAES que les ayudemos a ser profesores (en la acepción más clásica del término), no que les dotemos de estrategias y recursos para activar el aprendizaje del alumnado. Llegan con una idea preconcebida de lo que debe ser un profesor y sólo se consigue rectificarla mínimamente durante el MAES.

Pero también hubo mentes arriesgadas que diseñaron auténticos proyectos ABP. Sin embargo, a la hora de llevarlos al aula, o bien no fueron permitidos por los tutores de prácticas (en virtud de una programación didáctica que no los contemplaba), o bien fracasaron, por distintos motivos: falta de apoyo del tutor de prácticas, indefinición de los objetivos que se persiguen y de la mejora del aprendizaje mediante ABP, rechazo del alumnado adulto ante el incremento de trabajo que supone el proyecto, falta de autoridad concedida al profesor en prácticas, etc. Los proyectos tuvieron que enmendarse durante su realización y el resultado final no satisfizo a nadie, ni al tutor, ni al alumnado, ni al futuro profesor.

De todo esto se desprende que la figura del profesor de prácticas es crucial en el proceso de formación del futuro profesor. De ello hablaremos en la siguiente (y última) entrada de esta serie.


Crédito de la imagen



martes, 7 de octubre de 2014

LUZ EN SUS VOCES

Estamos empezando un nuevo curso en 4 º de Diversificación. Nuevo alumnado, nueva clase, nuevos intereses. Mismo currículo, iguales temores.

Nos encontramos en estos momentos diseñando lo que será el proyecto con el que trabajaremos desde septiembre de 2014 hasta junio de 2015: Café El gato escarlata. Ya tenemos concretados algunos contenidos, cómo trabajarlos y cómo vamos a evaluarlos. Otros los iremos materializando a lo largo del trayecto que ahora empezamos.

Me gustaría aclarar antes de continuar que el uso del plural con el que me dirijo a vosotros, lectores, no es mayestático, es un plural en el que se incluyen mis alumnos y yo misma en el sentido más estricto del término: estamos diseñando juntos nuestra ruta de trabajo.

Las asambleas en las que hemos ido localizando puntos de interés dentro del currículo del Ámbito Sociolingüístico, que empezaron a finales de junio en 3 º Diversificación y que han terminado hace una semana y media aproximadamente, han dado paso a lo que hemos llamado invitación-compromiso con el proyecto, en la línea de lo que apareció en la primera entrada del blog de aula para este comienzo de curso: Hay una carta para ti

Como parece que nos vamos a mover por el mundo del suspense, la intriga y lo epistolar (explicaré en un futuro post por qué), decidí que la escenografía la íbamos a empezar desde ya. Me coloqué el miriñaque, cogí la pluma, ricé mi cabello con tenacillas, me fui a Villa Diodati remando al viento e invité a mis alumnos a que descubrieran el personaje bajo el que me ocultaba en esa carta que también significaba mi compromiso con cada uno de ellos y que tenía mucho que ver con la primera lectura que íbamos a hacer.

Una vez que lo descubrieron,  les tocaba a ellos caracterizarse y elegir su propio personaje, real o imaginario, perteneciente a los siglos por los que nos vamos a mover, XIX y XX. Su tarea la expondrán cada uno  igualmente a sus compañeros que intentarán deducir de quién se trata. Ésta ha sido, además, nuestra evaluación inicial.

No empezaron las cosas muy bien, ya que las cartas que iban saliendo del horno no ocupaban más de cuatro líneas en los mejores casos, en otros se reducían a un corta y pega sin complejos,  o bien estaban plagadas de tópicos con buenas intenciones que me recordaban más a las guías de autoayuda o a las catequesis de mi infancia que a un compromiso sincero con el reto que teníamos por delante. Mucho lirili y poco lerele. Por otro lado y a pesar del modelo de carta que publiqué en la bitácora de clase, la estructura formal de la misma brillaba por su ausencia. 

¿Desánimo entonces tras esta primera avanzadilla? No, simplemente me dejaron muy claro que tenía que ofrecerles más andamios que los que había pensado que necesitaban. Quizás esto no era muy edupunk, pero me daba lo mismo, es lo que mis alumnos demandaban y como obrera que soy en esto de la educación es lo que me correspondía darles.


Pero sobre todo percibí algo: las ganas que tenían de imitar a sus compañeras birlochas del curso anterior. Me enterneció observarlos los primeros días en el Aula Plumier intentando organizar su desorden y caos, su algarabía, su excitación; atentos a mis gestos, si sonreía, si me enfadaba, si los animaba. Bingo, también yo había encontrado mi gasolina: su interés.


A partir de entonces, y sin ninguna directriz por mi parte (me interesaba observar a qué fuentes recurrían, qué estrategias de localización desarrollaban, si partían de conocimientos previos sobre lo que les pedía, a quiénes elegían y por qué) buscaron en Internet sus correspondientes personajes, escribieron sus cartas de compromiso y empezaron a visitar nuestra clase Sherlock Holmes, Jane Austen, Einstein, Edison, Darwin, John Lennon, García Márquez, Julia Margaret Cameron, Mohamed Alí, Franco, Adolfo Suárez, Lincoln o Hannibal Lecter.

Sí, hay mucho trabajo por delante de muy diferente tipo según estáis viendo. Se esconden muchas cosas tras algunos de estos personajes que habrá que intentar desenmarañar entre todos.


También habréis comprobado al leer las cartas, que todos coinciden en varios puntos:
  • su nerviosismo ante el trabajo por proyectos por no haberlo hecho nunca.
  • Sus ganas y motivación a la hora de afrontar el reto.
  • Sus dudas y temores ante el trabajo con las Tic.
Prácticamente les pasa lo que me ocurre a mí, si bien tomo prestadas estas citas de dos de sus cartas porque creo que son la clave para afrontar este viaje:
  • Einstein (Alejandro): Dos pequeños consejos para mis queridos compañeros y amigos de estudios: […] Hay una motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad“.
  • Edison (Ismael): Los que aseguran que es imposible, no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo. Con esto quiero decir que nadie me quitará las ganas de intentarlo por muy difícil e imposible que parezca.
No sé vosotros como lo percibís, pero yo veo que hay luz en sus voces, así que quién soy yo para apagarla. Buen curso a todos.

Luz en su voz 
Anciana como el sol 
Ya no hay miedo

Fuente y autores: Nunatak (su bandcamp)

lunes, 29 de septiembre de 2014

De que me gustaría hablar en #eDCCSS de Lebrija

La semana que viene por fin voy a poder disfrutar del Encuentro de Docentes de Ciencias Sociales. Voy a disfrutarlo gracias al tesón y al empeño que Manuel Jesús Fernández Naranjo ha puesto en organizarlo.
Se trata de un encuentro horizontal, al estilo del EABE, en el que el formato principal es la mesa redonda y el aprendizaje informal de los cafés y pasillos. Son momentos que permiten descubrir otras realidades y a otros compañeros/as que tienen diferentes líneas de trabajo.
Así que voy a lanzar aquí brevemente los temas sobre los que quiero hablar, compartir y aprender con mis compañeros/as. Lo quiero hacer por dos motivos, el primero es que los que acudan allí partan de una serie de ideas previas y clarificadoras, como propuso José Moraga en el documento colaborativo. El segundo motivo es aclararme yo mismo y no perderme en los múltiples vericuetos a los que nos pueden conducir las mesas redondas.

El primer tema es la Ludificación y el Aprendizaje basado en Juegos (ABJ). Mi idea se centra en mostrar como la ludificación se puede utilizar como estrategia de enseñanza-aprendizaje, y que no lo confundamos con el ABJ, que es una variante más de las metodologías activas. Me gustaría mostrar sus posibilidades y conocer buenas prácticas, así como lanzar la posibilidad de poner en práctica una u otra.


El segundo tema es el Aprendizaje Cooperativo. Uno de los grandes olvidados dentro de las estrategias de enseñanza-aprendizaje, porque muchos confunden el trabajo cooperativo y en equipo con "trabajar en grupo". Así como comprobar que dentro de este enfoque cooperativo, se pueden incluir actividades, tareas, que fomenten más lo individual y/o la competición, por ejemplo, aplicar mecánicas de ludificación que fomenten la competición entre equipos.
El uso del Aprendizaje Cooperativo permite "engrasar" y facilitar la introducción en la aplicación de metodologías activas, a la vez que promueve una práctica evaluativa más justa.
Por último, me gustaría compartir estructuras de aprendizaje cooperativo y discutir como llevarlo a la práctica.

Queda una semana y mis expectativas son muy altas. Espero compartir y aprender.


 

martes, 23 de septiembre de 2014

PRIMER ENCUENTRO DE DOCENTES DE CIENCIAS SOCIALES: ¡¡¡ #eDccss YA ESTA AQUÍ !!!

Cuando en abril, terminando el EABE de Úbeda, nuestro querido, y comprometedor, José Luis Redondo me propuso celebrar un encuentro de docentes de ciencias sociales en el instituto Virgen del Castillo de Lebrija, como el que se había celebrado hacía poco en Sevilla (en el IES Chaves Nogales) para docentes de lengua, pensé que era difícil y complicado. Pero, a la vez, que también era algo ilusionante.


Y manos a la obra. Antes de final de curso ya teníamos un blog, una página de Facebook y un cuestionario para sondear la posible aceptación de la idea al que respondieron 36 personas. Además teníamos información de la localidad en un mapa de Google que se insertó en el blog y se compartió en las redes. Finalmente se creó un documento colaborativo para ir aportando ideas sobre el encuentro. Todo gracias a la red. Sin la red esto sería impensable: cuestionarios on line, páginas informativas, documentos colaborativos. Decididamente y afortunadamente estamos en la era digital.

Una vez que se comprobó que existía una demanda suficiente, contacté con el CEP de Lebrija y con el Ayuntamiento. Ambos apoyaron la iniciativa y van a colaborar en la elaboración del cartel y en el material necesario. También, en principio, participarán en la inauguración del encuentro.

Quedaba más intendencia y propuse un logo y un cartel para el encuentro, que fueron aceptados por el grupo formado por los que rellenaron el primer cuestionario de sondeo. Posteriormente, también se planteó un borrador de programa que también fue aceptado. Y finalmente, se planteó elegir fecha.

Había tres opciones y, de manera muy ajustada, salió elegida la fecha del 4 de octubre. Ya mismo, vaya. Una vez elegida la fecha se planteó otro cuestionario para la asistencia definitiva y, hasta ahora, van 14 docentes inscritos que son casi todos andaluces, de casi todas las provincias, y dos valientes valencianas. Todavía queda publicitar el encuentro en la zona por lo que podemos estar algo más de 20 y acercarnos a 30. No está mal.

Hasta aquí el proceso. Pero analicemos el encuentro. Lo que puede suponer. En los cuestionarios se respira una necesidad de compartir y aprender experiencias y nuevas metodologías, de salir de la rutina y buscar nuevos horizontes. En definitiva, se ve la necesidad de cambio y de aprender de quienes pueden aportar planteamientos nuevos. Eso es lo que se va a intentar. Hasta ahora hay propuestos los siguientes temas: 
  • Aplicación de la ludificación y el aprendizaje basado en juegos 
  • El trabajo cooperativo en la práctica diaria
  • Mindfulnness
  • Aprendizaje-servicio
  • Integración de las TIC
  • Realidad y currículo
  • Flipped classroom
  • El paisaje geográfico como recurso didáctico
  • Y más, si os animáis. Aquí estamos.
Aprenderemos, compartiremos experiencias y charlaremos. Sobre educación. Sobre el papel de las Ciencias Sociales en la era digital y en un mundo cambiante. Pasaremos un día que será, seguramente, inolvidable y para quien venga el viernes y/o se vaya el domingo también disfrutaremos de Lebrija, de sus terrazas, de sus tapas, de su gente. Ya hay siete inscritos que disfrutaremos de la noche del viernes lebrijano y cinco que se apuntan al recorrido turístico del domingo por la mañana. 

Es un primer paso, es una primera piedra para construir una comunidad de docentes de Ciencias Sociales. Desde aquí planteo algo que está en la trastienda del encuentro: hay que continuar y debería haber un encuentro anual que continuara con esta iniciativa. Y creo que puedo nominar a los docentes cordobeses que me han aguantado ya más de una vez (y a José Luis también) para que organicen el del curso que viene.#eDccss15 , como el EABE15 debe ser cordobés. 

Sólo queda animar al profesorado. Aprenderemos mucho y lo pasaremos genial. ¿No es un buen plan?

Os dejo el enlace del cuestionario para inscribiros, el cartel y el mapa y el programa del encuentro: 

Enlace permanente de imagen incrustada


Ver #eDccss_Lebrija en un mapa más grande


miércoles, 17 de septiembre de 2014

#NuevoCurso... ¿Nuevo profesorado con #Motivación? #TIC #BBPP


Comenzamos el nuevo curso, ¡Felicidades! 

Esa realmente no es una gran noticia, todos la conocen y "la sufren" porque... ¿en realidad se trata de una buena o mala noticia? En realidad eso es relativo, muchas veces depende del mensajero... por favor, no lo maten ;) 

Que el curso empiece significa muchas cosas: 

1. Una nueva etapa para empezar de nuevo. 

2. Remover entre el cajón pre-verano para sacarnos los colores buscando aquel autoinforme que nos habíamos hecho sobre lo que consideramos que se puede mejorar de nuestra docencia el año pasado... (¿Qué no lo tienes? ya empezamos sin tener los deberes hechos profe...) 

3. Dormir menos después del verano. 

4. Conocer a nuevos compañeros, a nuevos alumnos... tomarles el pulso, "ver cómo respiran" (frase que siempre dice mi padre). 

5. Crear nuevas estrategias metodológicas a partir de nuestra experiencia o seguir con las que nos funcionan (siempre adaptándolas al nuevo contexto, sea centro educativo o aula) ... 

En fin, seguro que a más de uno/a se os ocurren mil cosas más con las que personalizar la anterior lista. Es también una etapa de luto este nuevo comienzo, luto por todos aquellos profesores que con toda la ilusión del mundo y preparación (recordad que ahora sacamos másteres para estas cosas) se han quedado fuera en las oposiciones o no han superado las listas de acceso a plazas por "no tener suficiente experiencia" (y eso que me conozco un caso concreto reciente que tiene más de diez años pero... ¡en fin!) 

Pero no podemos olvidar a los profesores que ya peinan canas y que siguen luchando año tras año por implementar esto que llaman las TIC, que cada vez está más integrado. Ahora... el reto... ¿Dónde está? cada uno nos marcamos uno pero... ahí van algunos consejos para profes que se proponen integrar las TIC en su aula, peinen canas o estén más verdes que una uva fuera de temporada. Motivados o no... ¡agarraos! que vienen curvas amigos, la clase siempre demanda: 

1. No tengas miedo: el miedo no sirve para nada, es una alerta contra un peligro que antes, como deía Eduard Punset, si te perseguía un mamut lanudo pues te funcionaba... ahora no hace falta que tengas miedo a la clase. El miedo solo paraliza. Avanza a tu ritmo, pero avanza. Busca apoyos en tus compañeros, los de tu centro educativo o los virtuales, aquí siempre estamos los colegas para ayudar. 

2. Mantente seguro de tí mismo: los alumnos son como... ¿las avistas? huelen el miedo. Saben cuando has tenido una pesadilla la noche anterior o vienes cruzado, y lo aprovechan en su favor. Eso no lo dudes. La ley de hacer lo mínimo posible impera en le aula, sobre todo a las 08:00 am. Recuerda que tú también fuiste alumno. Hagas lo que hagas muestra seguridad, y apóyate en tus alumnos. 

 3. Escucha a tus alumnos: muchas veces buscamos las claves de una metodología perfecta en los libros, congresos, investigaciones... por experiencia os diré que siempre la tienen los alumnos de tu aula. Así de simple. Ahora... interpretar entre todo lo que dicen que quieren y lo que de verdad es aplicable en su favor en el aula es lo complicado. Une sus deseos y necesidades a las TIC y las nuevas metodologías, verás cómo todo mejora sin cesar. 

 4. Muévete por la red: ¿Dónde están los nuevos profes motivados este curso? ¿conseguir la plaza significa olvidarse de compartir en las redes sociales? ¿dónde está esa filosofía 3.0? a ver, no todos tenemos todo el tiempo del mundo, pero el feedback es importante y si en algún momento necesitas ayuda, que la necesitarás nuevo profe (la necesitan hasta los veteranos con esta generación digital), tendrás que aportar algo que devuelva valor a la red de la que te nutres. 

Predica con el ejemplo. Siempre. No lo olvides. Aunque ya no eres la fuente de admiración celestial del aula o del conocimiento, como antaño, sigues siendo el adulto de referencia en el aula o el adulto con más conocimientos, se supone. No tengas miedo a preguntar, si no, tus alumnos tendrán miedo a preguntarte. Sin más, felicidades por el nuevo curso y... 

¡Mucha mierda a todos! 

PD: esta entrada es muy light de contenidos... no he hipervinculado nada porque solo quiero que llegue el mensaje. Queridos profes, pronto volverán las entradas cargaditas de hipertexto que consultar por vuestra salud ;)