lunes, 22 de junio de 2015

Otra despedida

Otro curso más que acaba y aunque otras veces he realizado una pequeña evaluación de su marcha, esta vez me parece un poco pronto. Hemos acabado las clases el viernes diecinueve y todavía no hemos realizado la evaluación del grupo de sexto con el que he estado trabajando dos años. 
Hoy me apetece hablaros de incertidumbres, de premuras y otros asuntos que, relacionados con la educación, rondan en mi entorno y en el de muchos compañeros y compañeras de otras comunidades. 
En septiembre del curso que ahora acaba se implantó en los cursos impares de educación primaria la tan poco querida LOMCE. En mi comunidad, Extremadura, se implantó con muchísima premura, con unas instrucciones de principio de curso que permitían ciertas licencias organizativas que este año intentan ser más concretas pero igual de permisivas. Sugieren y proponen en vez de ordenar. Tanto fue así, que muchos de los libros de texto que se han usado en los coles este año estaban elaborados según el curriculum de la Comunidad de Madrid. El nuestro no había "salido de imprenta". 
En el curso 2015/2016 la LOMCE debe comenzar en Educación Secundaria. Unos días después de las elecciones autonómicas el gobierno saliente publicó con mucha premura (y a mi parecer, con alevosía) el currículo de Educación Secundaria y de Bachillerato. Ahora los centros deben prepararse para el cambio de libros de texto o digitales pero antes las editoriales los tendran que fabricar. 
Los medios de comunicación nos bombardean con que las comunidades en las que no va a gobernar el partido de La Moncloa no van a incorporar la LOMCE a sus aulas de secundaria. El profesorado de primaria sabe que aunque tenga que acatar las directrices de sus consejerías puesto que la ley ya está en marcha en esa etapa, saben que es una ley malquerida que puede ser derogada en el mismo curso próximo. Las familias realizarán otra vez una inversión económica que puede ser muy poco rentable: unos libros de texto que pocos niños más van a poder utilizar. 
Esta ley malquerida y estas premuras políticas me provocan dudas y rabia. Creo que el profesorado se merece que se le escuche y se tenga en cuenta sus opiniones. Que se le facilite su tarea y que se le hagan gestos de agradecimiento hacia su labor y su aguante. Y no me refiero a dineros o prebendas de otro tipo. Sólo que se le tenga en cuenta. 

miércoles, 10 de junio de 2015

NUESTRA REVISTA "THINK MAGAZINE". UNA TAREA INTEGRADA DE TRADICIÓN

Como ya os hemos explicado en otras ocasiones nuestra línea de trabajo se basa en ABP,  trabajo por competencias, programación por tarea integradas, evaluación tangible a partir  de productos finales ... Porque no entendemos otra manera de trabajar, porque buscamos el éxito de nuestros chicos y chicas y porque tenemos claro que sólo así vamos a conseguirlo.


Nuestra revista tiene tradición de ya casi 10 años, cuando aún nadie hablaba de CCBB o proyectos, pero nosotr@s ya teníamos claro cual tenía que ser nuestra línea de intervención. Desde sus inicios la revsta ha tenido su base didáctica y pedagógica en el trabajo por tareas integradas. Esta representaba una ejemplo claro de nuestra manera trabajar que hemos tratado de mejorarla a lo largo de los cursos escolares. De algun manera, junto a nuestro blog, es una de nuestras señas de identidad.

Como ya os hemos comentado   una de nuestras tareas fijas de cada trimestre  es la elaboración de nuestra revista donde se recogen subproductos elaborados en clase en las diferentes sesiones / actividades / propuestas metodológicas / .... desarrolladas tanto dentro del aula (principalmente), como también en otros momentos "de vida" de nuestro centro.

Por lo tanto podemos afirmar que  THINK MAGAZINE es el resultado de  una tarea, donde se implican no sólo todo el profesorado del aula, sino que también educadores que imparten talleres en otro momentos de la dinámica de centro. Dando pie a una herramienta de cohesión de equipo que se convierte en un escaparate para la red social (familia, otros centros escolares, otros profesionales,...).

Antes de seguir hablando de ella y de presentar un ejemplar es hora de poder hablar del diseño de su propuesta  Por lo que os presentamos  la   PROGRAMACIÓN  DE LA TAREA. Para ello me gustaría añadir que hemos usado como punto de partir un EJEMPLO DE UNA PARTE ESTRUCTURA DE LA TAREA SEGUN NUESTR@ COMPAÑER@ DE COBAULA. (http://www.tareasccbb.es/quiero-aprender/tutorial/)



Una vez diseñada la tarea, y haber incluido dicho diseño en cada una de las programaciones de los diferentes profesionales implicados,  es momento de la ejecución del proceso. Este se irá dando  en diferentes momentos de aula ( trabajando en diferentes materias y con profesores diferentes, tal y como os hemos avanzado ) y en momentos de centro distintos al aula escolar.

Y por último, después de todo el proceso y las horas de trabajo invertidas, por fin llega nuestros producto final estrella: NUESTRA REVISTA. En este caso un número doble, el cual hemos dedicado  a dos temáticas muy importante para nostr@s:  LOS DEPORTES Y LAS ACTIVIDADES DEL TRIMESTRE



BUSCANDO INFORMACIÓM EN INTERNET DE MANERA COOPERATIVA



VISIONANDO VIDEOS / DOCUMENTALES 



ELBORANDO UN ARTÍCULO


Ya sólo nos queda dejaros la prueba, por tanto os presentamos este gran  trabajo. Un trabajo donde   nuestros chicos y chicas hablan, describen y escriben  sus vivencias, sus reflexiones, sus sentimientos...en fin os dejan  UN TROZO DE ELL@S.

Aún no os podemos mostrar el numero de final de curso ya que se publicará el 19 de Junio pero os dejamos el numero que publicamos en diciembre. ESO SI!!! Prometo editar entrada el 19 y adjuntaros nuestra "pequeña joya"

Así que ya lo sabéis ... para estas tardes largas de verano ... un té con hielo, una tumbona y NUESTRA REVISTA


FELIZ VERANO Y FELIZ LECTURA!!!!!




NO DEJÉIS DE LEERLA!!




Y COMO LO PROMETIDO ES DEUDA!!!! AHÍ VA EL NUEVO NÚMERO...RECIÉN SALIDA DEL HORNO!!! GRACIASSSSS



martes, 2 de junio de 2015

Estrella y María quieren ser profesoras de lengua

A pesar del retraso en el calendario, de las cicaterías sobre el pago de las tutorías al personal de los institutos públicos, de los guiños sin rubor hacia los centro privados, de la postura de la Universidad de Sevilla ante todo lo que suene a Enseñanzas Medias, de la pasividad de la Junta de Andalucía ante el enfrentamiento planteado por las universidades, este curso he vuelto a ser tutor del prácticum del Máster de Formación del Profesorado de Enseñanza Secundaria (MAES).

La razón fundamental es que, tal y como tienen planteado el MAES en la especialidad de Lengua Castellana y Literatura (demasiado académico, por no decir algo más fuerte), el profesorado en formación sólo dispone de la fase de prácticas para realizar un aprendizaje real sobre lo que puede ser esta profesión. Así que los profesores de mi provincia nos encontramos con esa obligación moral de llevar a cabo no sólo la formación en el centro de trabajo, sino también, en muchos casos, la formación pedagógica y metodológica. Un dato: que después de no sé cuántas clases universitarias no hayan escuchado hablar de ABP dice muy poco a favor de nuestras universidades.

Este curso hemos disfrutado en el Chaves Nogales de la presencia y colaboración de dos alumnas, Estrella y María, que venían buscando nuestro instituto como centro “de referencia” en cuanto a la enseñanza de la Lengua Castellana y Literatura, y no podíamos defraudarlas. Mucho menos cuando Estrella ya había sido alumna mía en 2º de Bachillerato, seguíamos en contacto por medio de Twitter y había hecho su elección siendo muy consciente de lo que se iba a encontrar.

Siempre he tenido claro que en esta fase de prácticas los alumnos y alumnas deben ser atrevidos y experimentar con propuestas metodológicas distintas, apoyados y asesorados por sus tutores. También que su intervención en el grupo seleccionado debe articularse perfectamente con lo que es la práctica habitual del tutor y el desarrollo de la programación didáctica. Así que propuse a Estrella que desarrollase una unidad didáctica sobre el Lazarillo de Tormes que quedó pendiente de elaborar el curso pasado y que este año tenía pensado sacar adelante.




La propuesta era escribir un tratado perdido del Lazarillo, es decir, un texto narrativo de intención literaria que debía ajustarse a una serie de parámetros preestablecidos por el original y el género picaresco: el autobiografismo, la presencia de un narratario (Vuestra Merced), el humor, la inclusión de chistes o elementos folklóricos, la estructura episódica, la reflexión moral sobre los acontecimientos narrados y la adaptación a la psicología del personaje observada en el texto original. El tratado debía ser una fase en el proceso de aprendizaje de Lázaro y, por eso mismo, estar insertado entre dos de los tratados de la obra original. Cada tratado contaba la experiencia de Lázaro de Tormes junto a un nuevo amo, que podía ser del siglo XVI o bien del siglo XXI.

Algunos de los tratados resultantes son estos:
Lo que más extraña al alumnado del MAES cuando realiza las prácticas es que los adolescentes actuales puedan mostrar aún interés por el aprendizaje. Ellos y ellas recuerdan haber sido charlatanes, revoltosos, desmotivados cuando eran alumnos y alumnas (no mucho tiempo antes). El principal motivo de desasosiego ante la intervención en clase es ser incapaz de mantener a los estudiantes de ESO sentados, callados, atendiendo a sus explicaciones y aprendiendo de ellas. Sin embargo, comprobar que otras metodologías hacen del aprendizaje y de la enseñanza actividades agradables, lejos del estrés laboral y del mantenimiento de la disciplina como insustancial bien supremo, es una sorpresa que agradecen enormemente. 

Estrella fue muy bien evaluada por el alumnado y su proyecto bien acogido. Resultó interesante, ameno y motivador, y permitió conocer (y comprender mejor) un texto clásico de un modo distinto. Pero, lo que para ella es más importante, le enseñó de primera mano cómo es el trabajo de una profesora de lengua en un instituto público andaluz. ¡Y le gustó! ¡Y también a María, que trabajó unas noticias radiofónicas del Quijote como participación en el proyecto colaborativo Quijote News! Así que ahora tienen, entre sus posibilidades de futuro, la opción (y el deseo) de presentarse el año próximo a las oposiciones de Secundaria en Andalucía.

Por nuestra parte, el Departamento ya cuenta en su programación con un nuevo proyecto ABP para 3º de ESO, que esperamos seguir utilizando en cursos venideros.

NOTA: El proyecto de que se habla aquí tiene mucho que agradecer a Yo soy Lázaro de Tormes, un proyecto previo de Aitor Lázpita.


martes, 19 de mayo de 2015

Slow education, enseñanza y TIC en la época de los selfies.

La sucesión de MOOCs, la masificación de recursos, y probablemente el ritmo vital de nuestros días, han potenciado un situación que vengo constatando, echando un vistazo a la red, y que consiste en un cierto enloquecimiento por parte del profesorado por ir deprisa,que no nos da tiempo a terminar el temario, a toda velocidad, por demostrar que su alumnado maneja una inmensa cantidad de herramientas, a ser posible hiper novedosas, para estar en la onda, ir con prisa y sin pausa, y  sin preocuparnos de las necesidades reales de nuestro alumnado, de esos chicos y chicas que, aparte de al Inglés, a la Historia o a la Plástica, se dedican a tocar la guitarra, ocuparse del hermanillo pequeño cuando los padres están ocupados, practicar el taekwondo o simplemente a hacerse selfies en los botellones de rigor… lo que viene siendo la vida, que eso es también aprendizaje… pero esa es ya otra historia.

Y es algo en lo que todos caemos, o podemos caer: En dejarnos cegar por lo epidérmico, por el temario, por la herramienta, por la aplicación móvil, por tal o cual tendencia metodológica, pero, sobre todo, por la velocidad. Apenas asimilada la herramienta, pasemos rápido a otra, para mayor gloria del docente en ese efímero y etéreo estrellato que proporciona la red. 


Crédito de la imagen Image: 
Found on flickrcc.net

Es por eso que cada vez estoy más convencida de lo vital que es ir pasito a pasito, de lo necesario e imprescindible de comenzar con cosas pequeñas, con actividades que no por ser más sencillas, son menos efectivas. Porque de lo que se trata era de enseñar, no de embutir TIC por narices, o realidad aumentada a ultranza, por ejemplo, porque es lo que hay que trabajar en nuestros días. Obviamente, esto es algo en lo que cualquiera puede caer. Y caemos, sin remisión, como en un extraño remix tecnologizado de la leyenda de Dédalo e Ícaro



Mi reflexión, por tanto, es también relativa a la velocidad, a la necesidad de atender a los procesos, como parte imprescindible del aprendizaje, a la necesidad de atender a la calma y al sosiego también en educación, también en nuestros días, también en la época de los selfies.

Y esto me lleva a hablar de lo que se viene llamando ya hace algunos años  slow education una tendencia que fomenta dar al estudiante tiempo para aprender, lo que necesariamente implica que el profesor también se toma tiempo para la reflexión, para enseñar a ser, enseñar a vivir juntos, enseñar a hacer y a aprender, y emocionarse con lo que hace…para favorecer esa educación que todos queremos,como profesores y como personas.

Un tipo de educación que aúna los cambios metodológicos más disruptivos con el sosiego reflexivo que posibilita el verdadero,y lento aprendizaje,como es lento el crecimiento de una plantita, pero no por ello menos abrumador, no por ello carente de belleza, como esta profesión que nos apasiona, como la vida misma. 


Para saber más, acude a las fuentes


viernes, 8 de mayo de 2015

Habéis escogido la mejor profesión del mundo #abj #gbl

Así es como quise transmitirles mi opinión sobre la Educación a un grupo de alumnos/as de Magisterio.
Desde hace dos años trabajo junto a Soledad de la Blanca y Álvaro Pérez, ambos son docentes de la Escuela del Profesorado de mi centro. La idea es sencilla: queremos que vean como se desarrollan las tareas integradas en la práctica educativa, de modo que durante su proceso de formación les doy una ponencia sobre mi visión y puesta en práctica.
Este año no me quise andar con chiquitas, y la temática de la ponencia era "Piratea tu escuela". Piratas por ser atrevidos, por lanzarse a mares ignotos y desconocidos, sabiendo que el camino no es fácil. Intentaba que entendieran que modificar las prácticas educativas existentes, les iba a suponer algunos problemas. A pesar de que estos piratas siguen totalmente la ley, en este caso la ley educativa (el ROC), donde se explicita que un docente puede usar cualquier metodología acorde a las necesidades de su alumnado, siempre y cuando no vaya en contra del proyecto educativo del centro.
Durante este mes, mi alumnado de 3º de la ESO y yo trabajamos el ABJ. Una metodología activa, similar a las tareas integradas, en la que creamos un juego inspirado en los contenidos del Sector Secundario: etapas industriales, energía, materias primas ... Mientras tanto, el alumnado de Magisterio analiza en clase la secuencia didáctica, los objetivos, las rúbricas, el contrato de aprendizaje .. todo el andamiaje necesario para que la propuesta sea significativa y acorde al desarrollo de mi alumnado.
La propuesta culmina cuando reuno a todo mi alumnado de 3º de la ESO y nos dirigimos al gimnasio de Primaria. Allí nos esperan los/as alumnos/as de Magisterio, con sus rúbricas preparadas y con sus profesoras/as. En una hora van a poner en práctica lo que han aprendido en clase y van a evaluar a mi alumnado. Mi alumnado tiene que defender su propuesta ante extraños/as e intentar que se lo pasen bien.
Es un momento mágico, porque se fomenta la enseñanza-aprendizaje desde muchas vertientes. Para mi es especial porque sirve para que todos/as estos futuros docentes observen que se puede trabajar así en el aula, aunque luego en las prácticas les digan: "Si, si, eso está muy bien, pero la experiencia te dice que eso no funciona".
Sirve para comprobar que hay momentos, en los que nosotros somos solo espectadores, y que, a pesar de no intervenir todo funciona, todo fluye.

Sirve para demostrar que no todo son éxitos. También hay alumnos/as que flojean, que lo hacen mal, que intentan aprovecharse del trabajo de los demás ... e incluso así, comprueben que es una opción válida, pero no perfecta.
Sirve para que entiendan que esta, nuestra profesión, es la mejor del mundo.


lunes, 27 de abril de 2015

LOS FOROFOS DEL BUP

Hace unos días me reencontré con una antigua compañera de facultad que es docente también en un instituto de la maravillosa ciudad de Córdoba. Aprobó las oposiciones dos años después que yo y desde hace diez años está en el mismo centro, un prestigioso instituto del centro de Córdoba. 

Y me confesó que estaba un poco cansada. De alumnos que no trabajan lo que deberían o que apenas hacen caso a las tareas escolares. De familias que cada día entienden menos lo que pasa y actúan de manera irresponsable frente a los conflictos de sus hijos. De una administración confusa que no termina de ver la importancia de la Educación y que está más pendiente de cuestiones administrativas que de los verdaderos problemas de la Escuela. Y todo esto agravado durante los últimos años por la crisis.

R%C3%ADo+Tajo
http://www.flickr.com/photos/7350742@N08/3353700574
Y también de algunos docentes. Me confesaba que estaba muy triste porque veía a compañeros menospreciar a su alumnado (inútiles, impresentables, zoquetes y cosas peores), llegando incluso a poner caricaturas de alumnos determinados en la sala de profesores y a criticar de manera despectiva al alumnado de diversificación. Para mi amiga, supone una sensación de desprecio al alumnado al que luego, esos mismos profesores le exige el máximo respeto. Y confirmaba que cada vez son más, contagiados por unas condiciones de trabajo que refuerzan la sensación de inutilidad y de falta de resultados de su titánico esfuerzo. 

Según me comentaba, las soluciones que defienden para los problemas diarios del aula son las clásicas pero reforzadas por un afán exclusivista como respuesta a su falta de capacidad para adaptarse a la realidad que se encuentran enfrente. Esas soluciones suelen ser académicas: más exámenes y  más deberes, o sea, más de lo mismo aunque están viendo que no sirve. Ese ínclito esfuerzo tan demandado y deseado. Pero también, y sobre todo, disciplinarias: más partes, más expulsiones y más control, más autoridad. Y que no rechiste nadie. En definitiva, que se da la sensación de querer quitarse de en medio al que estorba. A veces con la escusa sincera y comprensible de que no se perjudique a aquellos alumnos que sí quieren aprender y seguir el camino de este aprendizaje escolar industrial y desfasado. 

Y terminó confesándolo: yo les llamo "los forofos del BUP". De esos tiempos en que desde EGB llegaban muy pocos alumnos a ese fatídico 1º de BUP que expulsaba del sistema escolar al que no se adaptaba a un modelo escolar orientado exclusivamente al mundo académico. Muchos filtros y alumnado muy seleccionado. Años que para algunos, porque fueron docentes en esa época y la añoran o porque fueron esos alumnos beneficiados del sistema academicista del BUP, son idílicos comparados con la actualidad de las aulas. Pero no caen en que aquellos eran, precísamente, "esos tiempos", no "estos tiempos". Hace mucho de eso, y nos encontramos con una sociedad muy distinta, menos segura, mucho más cambiante, mucho más incierta. Es como si quisieran administrar recetas que servían para el alumnado seleccionado del BUP para un alumnado muy diferente y diverso para las que claramente no sirven. Y eso genera mucha frustración.

Imposici%C3%B3n+de+la+Orden+Mexicana+del+%C3%81guila+Azteca
http://www.flickr.com/photos/88749517@N00/3537622648
Yo le contesté a mi amiga Carmen, que puede ser que todo sea el resultado de querer mantener a la fuerza un modelo de Escuela que dominamos y en el que nos sentimos (o. al menos, nos sentíamos) seguros frente a una sociedad y una realidad completamente diferente que necesita otra Escuela, con objetivos, metodologías y una organización muy distinta a la que tenemos y que ya ha dejado de convencernos a muchos. Pero es la que conocemos, es la institución más sólida y estática de nuestra sociedad y es muy difícil y complicado cambiarla. Y más, cambiarla radicalmente. Le repetí lo que vengo pensado desde hace tiempo: estamos en una encrucijada en la que podemos mirar hacia atrás con miedo o hacia adelante con valentía y decisión. Y eso nos pone muy, muy nerviosos, como si nos encontráramos en el borde de un precipicio ante el que no tenemos claro si retroceder o saltar.

Todo se resolvió volviendo al EABE después de tomarnos una cerveza mientras conversábamos. Y en el EABE comprobamos claramente que había que saltar. Que muchas y muchos ya hemos saltado y que cada día hay más esperando para dar el salto. Somos forofos de la idea de que otra escuela es posible y ya está en marcha.

DSC_0657
http://www.flickr.com/photos/46702940@N00/280544752

domingo, 26 de abril de 2015

Mi escuela es un Banco Común de Educación

Soy profesor de Lengua y Literatura, responsable de la Biblioteca y del Departamento de Formación, Innovación y Evaluación en el IES Cartima.
He tenido la oportunidad de compartir redes de aprendizaje, proyectos y emociones con la mayoría de los participantes en Tácticas. La última ocasión, muy reciente, en el @EABE15ODB de Córdoba, que tenía por título: "La escuela que queremos" y por subtítulos: "Educación emocional" y "Aprendizaje informal".
Cuando me aventuré a cambiar de residencia, de Sevilla a Cártama (Málaga), para participar en la escuela que soñaba el Proyecto Cártama, me movían muchas razones y varias emociones.


Salir de los márgenes.

La educación pública está siendo desplazada a los márgenes del escenario de la innovación educativa, precisamente cuando los movimientos sociales en su defensa plantean nada menos que la superación de la dualidad entre los sistemas público y concertado.
Me alegra, sinceramente, que varios centros de iniciativa privada (Montserrat, Jesuitas, Arenales Carabanchel, etc.) estén liderando el proceso global de cambio y propongan una radical transformación; la cual no se limita al uso de tecnologías punteras (dispositivos móviles, robótica, aplicaciones siempre nuevas), sino que pasa por crear la didáctica de las competencias clave en el siglo XXI: la resolución de problemas reales por medio de proyectos interdisciplinares, el trabajo en equipo de grupos cooperativos o interactivos, las prácticas que promueven la creatividad en (todas) las inteligencias múltiples, la alfabetización en una pluralidad de lenguajes (verbal, audiovisual, multimodal), la educación de las emociones para mejorar la convivencia, la comunicación y la autoestima; el aprendizaje concebido como servicio a necesidades concretas del entorno social.
Sin embargo, observo que esa maraña de innovaciones puede convertirse en un laberinto infranqueable por la mayoría de los sujetos del derecho a la educación pública, universal y gratuita a lo largo de la vida.
Las razones son discutibles, pero simples. No se trata solo de que se haya descapitalizado el sistema público (menos recursos, menos docentes; solo aumenta la cantidad de alumnado), sino que el cambio de modelo implica compromisos que difícilmente podrían satisfacer, por sí solos, centros privados y concertados:

1) La formación de (todos) los docentes para el cambio de los niveles educativos demanda una inversión global y proporcional en el sistema universitario, donde debería comenzarse desde el primer curso, e incluso una reforma constitucional. La autonomía de los centros, recomendada por la UNESCO y todos los organismos internacionales de evaluación, no consiste en que el Estado financie la diversidad ideológica en el mercado educativo, garantizada por la Constitución, como tampoco está obligado a financiar el derecho a la propiedad; sino en que cada comunidad educativa sea capaz de autoevaluarse y establecer objetivos de mejora al servicio del éxito de todos los aprendices.
Los recursos para la formación fuera de contexto suponen un malgasto descomunal, dado que los docentes no pueden (o no se sienten capaces de) aplicarlos en su didáctica, cuando entran en contradicción con el claustro, con las expectativas de las familias y hasta con el proyecto educativo de sus centros.
La formación en centro (FC) debería ser una obligación legal, no determinada en cuanto a sus contenidos, siempre que se corresponda, lógica y proporcionadamente, con los resultados de una autoevaluación homologable y con los objetivos de mejora aprobados por el Consejo Escolar. Así pues, el derecho (y el deber) a la educación a lo largo de la vida de toda la ciudadanía podría concretarse en el deber (y el derecho) a la formación permanente de los docentes para ejercer su servicio público en un contexto determinado.
En el IES Cartima, la autonomía no se traduce en arbitrariedad, sino como libertad para realizar un sueño compartido, debatido y decidido por la comunidad (docentes, alumnado y familias), que discurre por el territorio de lo real, entre la objetividad del currículum y la intersubjetividad de las necesidades expresadas o manifestadas en la evaluación. El viaje comienza y pasa por la formación de los docentes, aprobada por el CEP, sobre el ABP, la práctica reflexiva, la educación emocional y la evaluación para el aprendizaje; las asambleas frecuentes con las familias, la creación de la AMPA "EL Nogal", la elección y las reuniones del Consejo Escolar; la educación y la práctica cotidiana de la convivencia democrática, iniciada al establecer las normas de uso de los dispositivos móviles, por medio de un Consejo de Aula y gracias a la formación de mediadoras y mediadores; el proceso de gestación del Plan de Centro.


Esta semana hemos dado un salto cualitativo importante: los proyectos que emprendamos a partir de ahora van a ser...
Es obvio que la gestión de la autonomía no solo supone una necesidad de formación suplementaria para el equipo directivo, sino un compromiso formativo de toda la plantilla. De ahí que sea impensable si no es con el rango de FC.

2) La formación de las familias para el acompañamiento y el voluntariado: lo que podríamos llamar el coaching parental a las propias hijas e hijos, junto con el voluntariado que propicia la igualdad de oportunidades en el conjunto de la comunidad, tendría que comprometer a toda la sociedad. Es imprescindible favorecer el empoderamiento de las familias, no solo por medio de programas aislados de fomento de la lectura o de (buen) uso de las TIC, sino gracias a un proceso de aprendizaje permanente (LLL) que sea coordinado por una comunidad educativa democrática.
Dudo que los centros privados, al menos en su mayoría, puedan cumplir dicho papel, que implica la colaboración con agentes sociales y con instituciones públicas, comenzando por el municipio, en el marco ideal (no ideológico) de una comunidad de aprendizaje, sea cual sea el grado de su consecución.
Mientras tanto se produzca un cambio global de modelo, por medios democráticos, que recupere la inversión y financie una verdadera reforma, los centros mejor coordinados pueden hacer mucho más que los agentes aislados. Creo que el IES Cartima está en ese camino.



Banco Común de Educación: proyectos compartibles (CC) por otros centros.

La resolución de problemas o retos por medio de proyectos, con una evidente dimensión social, lúdica y creativa (PBL, APS, GBL, TBL, etc.), es una constante de los mejores centros de enseñanza, como los aprendices del Cartima han constatado en nuestro proyecto de Metaschooling; pero también, hay que subrayarlo, una apuesta de los mejores sistemas de educación. Todas las demás innovaciones: uso de dispositivos móviles, Flipped Learning, realidad aumentada, etc., son complementos usables (wearable), como distintas prendas del vestuario, en la medida que hagan viable la inclusión de todo el alumnado, la participación de las familias o la intervención de socios externos en el proceso de crear aprendizaje.
Pues bien, los proyectos interdisciplinares del IES Cartima forman parte de la historia de su creación, configuran una interpretación innovadora del currículum oficial (son legítimas distintas lecturas, por supuesto) y se ofrecen como recursos abiertos, a través de las redes sociales, para que sean compartidos por otros centros educativos. Es cierto que plataformas abiertas como Procomún, Proyéctate, Espiral, Inevery Crea, Tiching, FGSR, Palabras Azules, el blog Escuelas en red, los c-MOOC del INTEF, Conecta13 y un largo etcétera, sirven para difundir proyectos o tareas, algunas de ellas interdisciplinares. Pero hay un hueco enorme por llenar, que se refiere a cambios sustanciales en el proyecto educativo de los centros.
Ojalá que en próximos cursos seamos capaces de coordinarnos con una red de aprendizaje intercentros sobre otras experiencias semejantes, que atañen al conjunto de la vida comunitaria: además de los proyectos curriculares e interdisciplinares, la radio del IES Cartima, la mediación escolar, el uso de dispositivos y apps móviles (p,ej. Google Classroom), las nuevas alfabetizaciones, la educación emocional, la participación democrática y corresponsable, los apoyos en el aula (mejor que fuera de ella), la evaluación para el aprendizaje. Varios miembros del Proyecto Cártama han intervenido en la eclosión de las redes de aprendizaje docente en este país: José María Ruiz @jmruiz en Proyéctate; Rosa Liarte @rosaliarte en SIMO Educación, Inevery Crea, Espiral, etc.; Aurora Carretero @auro_carretero como docente de Didáctica de las Lenguas en la UMA y formadora del CEP de Málaga; Eva Moreno @EvayMares, coordinadora de la educación para la convivencia escolar en varias instituciones; Joaquín J. Martínez Sánchez @joaquineku en el Barco del Exilio y el N-MOOC
Podéis consultar los proyectos, comentarlos y adaptarlos a vuestro contexto a través de los siguientes enlaces:
El proyecto que ahora mismo tenemos entre manos es una colaboración con la artista BTOY, que va a cambiar con su creatividad y la de los aprendices la presencia (personalidad, no solo apariencia) del IES Cartima. Cada uno de los docentes ha intervenido añadiendo tareas o proyectos recursivos en orden a conseguir el producto final. Podéis seguirlo al día a través del blog BTOY en IES Cartima.
Dentro de dicho proyecto se inscribe la propuesta de un Banco Común de Creatividad, directamente inspirado por la educación expandida de Zemos98 o el BCC de Platoniq, que acredite los aprendizajes informales de todo el alumnado y, especialmente, de quienes son etiquetados como NEAE o NEE, DIS. Sus claves: aprender haciendo, aprender a exponer, aprender a enseñar. 
Y de procomún en procomún, me ha tocado lanzar esta invitación a un Banco Común de la Educación intercentros, invitado a mi vez por el equipo de Tácticas. Hay otras formas de homologar y comunicar la enorme diversidad de centros públicos, además del currículo (DCB), partiendo desde la base... Eso sí, la base que innova y se desvive por la inclusión educativa.