viernes, 21 de noviembre de 2014

Las florituras de la #educación de hoy. ¿Es la clave la #disrupción?

Salvador Dalí
La Era Digital nos aporta una gran cantidad de información diariamente que además de mantenernos actualizados nos da una medición de lo rápido que está evolucionando el pensamiento sobre la educación y los nuevos recursos de aprendizaje relacionados con las TIC. El Nuevo Paradigma Educativo no deja de crecer y configurarse, delimitándose a través de las nuevas tecnologías y  la metodología: el trabajo colaborativo, la clase invertida, el mobile learning, la realidad aumentada, la gamificación... y un largo etc de nuevos conceptos que sentarán las bases del proceso de enseñanza-aprendizaje de hoy y mañana.

Todo ello puede resultar deshumanizador hasta cierto punto. La preocupación por la eficiencia y alcanzar objetivos y niveles de desarrollo de competencias de la "masa" de alumnos que hemos de educar en los organismos formales puede nublar un poco la vista de aquellos que configuran el curriculo escolar. Ya son cada vez más las voces que piden otros contenidos que puedan convivir con la tradición, pero que hasta ahora ni se habían considerado en serio para llegar a crear nuevas asignaturas. El experto Mark Prensky recientemente ha comunicado que considera imprescindibles la integración de asignaturas ligadas al desarrollo personal como la empatía, coaching y la meditación.

La nueva visión en educación lo está pidiendo, y no sin fundamentos. Hay ejemplos claros que nos indican que no solo los contenidos de las asignaturas tradicionales son suficientes para alcanzar determinados sueños. La productora ejecutiva del Cirque du Solei ya lo avisaba en esta entrevista, en la que especifica el sistema de aceptación de nuevos talentos en su institución. Como se puede ver, no solo el dominio de la técnica importa, sino que son imprescindibles las ideas, la inspiración, el talento, los valores humanos, querer formar parte de un equipo, tener coraje para arriesgarse, estar dispuesto a compartir. El presente y futuro al que se enfrentan las nuevas generaciones ya no se puede alcanzar solo desde la tituación, sino de demostrar otras capacidades que todavía no se aprenden en la escuela.



Y es que... la vida no empieza solo cuando obtenemos un título y empezamos a trabajar. La vida está constituida por muchos más elementos que los relacionados con la profesión, y que no podemos impedir que nos afecten. No somos máquinas que podamos apagar el interruptor de las emociones, y cuando algo sucede y desmonta tu vida ¿dónde y quién te enseña a coser tu alma rota?

En el mudo cambiante en el que estamos viviendo ahora, donde todo termina muy rápido, necesitamos desaprender para aprender constantemente a lo largo de la vida y tener en mente reorientarnos siempre que sea necesario... ¿alguien nos enseña a sobrevivir en esta montaña rusa?

Personalmente, mi experiencia con las TIC me ha enseñado cómo personas con grandes capacidades y un alto potencial y profesionalidad en su trabajo además de gran visibilidad online, han caído por cuestiones relacionadas con la autoestima, la ansiedad, la propia visión del yo; sin saber cómo levantarse. He sido testigo de ello a través de las redes sociales, de cómo sus seguidores se comportaban ante esa caída libre (generalmente olvidándose de ese usuario y pasando su interés a otro que parezca fuerte).

 ¿Alguien nos enseña a tener la capacidad de, aún habiéndolo perdido todo, poder regenerarnos y construir algo muchísimo mejor?


Me consta que cada vez se están teniendo más en cuenta estas necesidades en la escuela. De hecho, se plantea a través de la educación emocional de forma transversal en todas las asignaturas (siempre que el profesor sepa cómo hacerlo). Pero me recuerda mucho, sospechosamente, a las clases de ética y moral que antaño nos impartían en la ESO como alternativa a la religión. Eran clases completamente pautadas, estructuradas a través de contenidos y objetivos, no de desarrollo de competencias. Considero que si intentamos aplicar la misma metodología de trabajo en este tipo de temas que usamos en el resto de asignaturas no vamos a conseguir una evolución personal de cada alumno. Más que nunca, en esta materia, no solo necesitamos tener en cuenta las TIC, la metodología o el desarrollo de la creatividad, sino que la personalización es el concepto central de esta aventura educativa. 

Y para finalizar, recordemos algunas palabras del mensaje de Steve Jobs: A veces la vida te da en la cabeza con un ladrillo. No te pierdas a tí mismo. Levántate, saca de tí lo mejor que tienes, aprende de lo que ha pasado, apóyate en los que te quieren y renace.  Procura enseñar esto a tus alumnos, no solo la materia que tienes que impartir. Los contenidos se olvidan, las competencias adquiridas y las experiencias vitales no.

¿Qué nos puede aportar la disrupción en este sentido? ¿Será la clave para fortalecer a los alumnos y crear a partir de ello un tejido social fuerte y autosuficiente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada