martes, 25 de marzo de 2014

¿APRENDIZAJE AUMENTADO O REDUCIDO?

La idea creo que la tengo clara, pero la duda que he tenido a la hora de poner el título es significativa. Primero pensé en Educación aumentada o reducida. Y, sin embargo, no era lo que quería reflejar en esta entrada. No quiero hablar de una educación aumentada o reducida, sino del aprendizaje que generan las nuevas tecnologías y sus herramientas. Y todo esto no es, ni más ni menos, que el resultado de la concepción que como docentes tenemos, más o menos conscientemente, de nuestro trabajo: pensamos más en ENSEÑANZA, es decir, en lo que hay que transmitir, en lo que el alumnado tiene que hacer, en lo que tenemos nosotros que hacer en el aula, que en el APRENDIZAJE, es decir, qué van a hacer  l@s alumn@s en el aula, qué deben saber y cómo lo pueden aprender.

Quero+aprender+a+costurar+-+Tudo+sobre+linhas+de+costura
Imagen: aprender, en http://flickrcc.net

Sabemos, aunque much@s no quieran o no sepan verlo, que las formas de aprendizaje han cambiado. Y han cambiado fundamentalmente por tres motivos:
  • Multiplicidad de estímulos: tod@s estamos sujetos a gran cantidad de estímulos. Nuestra sociedad se caracteriza por la rapidez de los cambios y la falta de concentración en algo concreto porque continuamente estamos bombardeados de información, de imágenes, de contactos. Podríamos decir que nuestro cerebro, y sobre todo el de los jóvenes, funciona a más velocidad pero sin cinturón de seguridad, sin la pausa que da la reflexión.
  • Nuevas tecnologías: Todos esos estímulos están amplificados por el desarrollo de las nuevas tecnologías. No sólo hay muchos estímulos sino que se producen en cualquier momento y en cualquier lugar. Las TIC nos ayudan a tener más y mejor información, pero también provocan que la sensación de vértigo por todo lo que tenemos delante sea mayor. Y eso se multiplica en un alumnado inmerso de lleno en este mundo
  • Información (casi) infinita: Tenemos a nuestra disposición una inmensa cantidad de información. Esto provoca cierta sensación de angustia (infoxicación), pero también provoca que se pueda y se deba aprender de otra manera. 

Con estas ¿nuevas? condiciones de aprendizaje queremos que el alumnado esté atento a una explicación (normalmente más larga de lo conveniente), que esté sentado 60 minutos, que estudie un texto (muchas veces incomprensible para ell@s) y que haga actividades mecánicas alejadas de su contexto. ¿Es posible esto ya? Pues much@s docentes se empeñan en que el alumnado debe aprender como hace 10 años (como mínimo) y en mantener unos principios sólidos que la propia realidad social desmonta (la modernidad líquida).

Antes, en la Escuela, sólo se aprendía lo que enseñaba el maestro y lo que se memorizaba. ¿Tiene ahora esto sentido con lo que hemos visto antes? ¿Tiene sentido que la solución a los problemas de aprendizaje del alumnado sea, como dicen también much@s, "¡que estudien más y ya está, como siempre!". ¿Es posible esto ahora y será posible en un futuro no muy lejano? El famoso como siempre ha desaparecido desde que se extendieron, sin marcha atrás posible, las nuevas tecnologías.

El aprendizaje de hoy y de mañana es un aprendizaje aumentado y expandido, que no se limita a las cuatro paredes del aula sino que se extiende en el espacio y en el tiempo. Debemos utilizar esas posibilidades de aprendizaje continuo para mejorar el aprendizaje del alumnado y no luchar contra ellas porque no terminamos de entender cómo funcionan y cómo podemos aprovecharlas. Pero, much@s docentes todo esto lo ven como una amenaza y no como una oportunidad de acercar el aprendizaje formal del aula, cada vez más reducido, al informal de la calle, del tiempo no escolar, que crece cada vez más (estímulos, tecnología, información).

Las redes sociales y las nuevas herramientas de comunicación nos asustan: el alumnado está (estamos, más bien) todo el día conectado, wasapeando, tuiteando, viendo fotos en instagram y tememos que el lenguaje utilizado en esos medios se coma al lenguaje normalizado. Pero, porqué no lo aprovechamos en vez de rechazarlo. Voy a poner dos ejemplos:
  • #temaxtuit: lo utilizo para preparar los exámenes de 2º de bachillerato. Leen el tema y tuitean lo más importante. Es decir, aprenden y enseñan. Algún seguidor de Twiiter lo ha llamado "píldoras de historia".
  • WhatsApp de educación: lo he utilizado también en 2º de bachillerato. Cree un grupo, se apuntaron rápido y hemos wasapeado sobre educación. Pronto lo haremos de la guerra civil, del franquismo y de la transición y de la lectura de Réquiem por un campesino español.
My+communities
Image: IMG_7818, en http://flickrcc.net

Las TIC son nuestras aliadas, no nuestras enemigas. Nos dan la oportunidad de aumentar el aprendizaje del alumnado no sólo por tener más información sino porque favorecen la cooperación y la colaboración (TAC o tecnologías del aprendizaje y el conocimiento) y el aprendizaje para toda la vida (TEP o tecnologías para el empoderamiento y la participación). ¿O queremos que nuestro alumnado sólo acceda a un aprendizaje reducido al libro de texto y a actividades mecánicas descontextualizadas?

Tenemos el objetivo y tenemos las herramientas. ¿Lo hacemos?

Y para saber más y entender mejor el aprendizaje aumentado de la era digital, aquí tenéis algunas referencias bibliográficas y videográficas fundamentales:

  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada